Sanabria G. Participación social y comunitaria. Reflexiones. Revista Cubana Salud Pública (Havana, Cuba) 2001 julio-diciembre; 27(2).

Objetivos:Analizar los resultados de investigaciones realizadas entre los años 1994 y 1999, en diferentes municipios y consejos populares de la Ciudad de La Habana, en el campo de la participación social y comunitaria, e identificar logros y limitaciones en el campo de la atención primaria de salud.

Metodología: Analítica-descriptiva.

Resultados: Las investigaciones analizadas concuerdan con que la participación social para la solución de los problemas de salud, en algunos casos, se limita a la modalidad de la cooperación y a la utilización de los individuos como fuerza de trabajo. No se encontraron evidencias de que se produjera en su forma más genuina: la de compromiso. Esto se debe a diversos factores: a) en muchos casos los mecanismos creados por la propia comunidad o por determinados grupos no funcionan adecuadamente en la práctica; b) la participación es predominantemente individual; c) en oportunidades, la toma de decisiones se realiza a nivel central y a pesar de que existen espacios de concertación para la negociación, estos no son debidamente utilizados; y d) la comunidad tiene una influencia limitada en las áreas de planificación y ejecución de los programas de salud y una influencia solo potencial en su evaluación.

En relación con la solución de los problemas de salud, las investigaciones muestran que el principal responsable de las limitaciones que se vienen observando en la participación comunitaria es el propio sistema de salud, y que aunque el sistema se sustente en ese principio, en ocasiones, se presentan debilidades que se deben a diferentes problemas: a) no se ejecuta plenamente la dinámica de participación comunitaria concebida, predominando el paternalismo y la poca flexibilidad en la toma de decisiones en el nivel local; b) el sistema fue muy centralizado en cuanto a la planificación de los programas y recursos, lo que ha generado que la comunidad considere que es el Sistema Nacional de Salud (SNS) el total responsable de su salud, limitando de esta forma su participación; 3) el insuficiente adiestramiento en lo relacionado a la participación social y comunitaria, tanto de los trabajadores de la salud como de los miembros de la comunidad.

De las investigaciones surge que es necesario divulgar más entre los miembros de la comunidad las posibilidades y espacios creados para la participación. En estos momentos está ocurriendo un hecho muy singular, el intercambio con los países de América Latina ha permitido conocer sus experiencias en el campo de la participación social y comunitaria, métodos de trabajo altamente participativos, y nuevas técnicas de la educación popular. Entonces las organizaciones locales y sus líderes se encuentran en un momento de enriquecimiento, pero no ocurre en igual medida con los líderes formales del sistema de salud, principalmente los médicos.

Conclusiones:El artículo destaca la necesidad de capacitación como alternativa a los problemas identificados y destaca el tema como susceptible de nuevas aproximaciones teóricas y prácticas.

Copyright 2007 University of New Mexico